De safari con mi cámara en Sudáfrica 2 mayo, 2018 – Publicado en: África, Sudáfrica – Etiquetas: , , , , ,

Hace muchos años escuché fascinada las experiencias de una amiga que se fue de safari fotográfico en algún lugar de África. Se me quedó en la “lista de cosas por hacer” en algún momento de la vida, así que cuando mi esposo propuso visitar Sudáfrica de inmediato pensé en hacer realidad ese sueño.

Fuimos al Parque nacional Kruger, una enorme reserva natural. La experiencia fue maravillosa desde todo punto de vista. Empezó al volar en varias avionetas para finalmente aterrizar en una franja de tierra rodeada de maleza. Nos hospedamos en unos búngalos abiertos al paso de animales salvajes. Sin embargo, la verdadera aventura fue recorrer el parque en un jeep siguiendo el rastro de los llamados “cinco grandes”, a saber: leones, elefantes, búfalos, leopardos y rinocerontes. Claro que además nos encontramos con jirafas, impalas, cebras e infinidad de aves.

Verlos en su hábitat natural e interactuar con ellos como si nuestro vehículo fuera otro animal en la reserva nos permitió conocer sus comportamientos, su interacción y su “vida diaria”, en otras palabras, entender lo que es la llamada “ley de la selva”.

Escribí un relato de este viaje al que titulé: Mi encuentro con los cinco grandes. Un safari fotográfico en Sudáfrica.  Es el primero que publiqué como libro electrónico y le tengo mucho cariño.

Preparar los viajes pensando en compartirlos implica, para mí, mucha responsabilidad. Todo empieza por leer e investigar para elegir qué ver y hacer para sacarle jugo al paseo. Mientras dura el periplo estoy pensando en cómo describir lo que veo o siento, además de ir tomando notas. Al volver a casa, cargada con libros, folletos y fotos, llega el momento de poner en palabras todas mis experiencias de manera amena e informativa para que mi relato le pueda servir tanto a quien quiera visitar ese lugar como a quien solo quiera conocerlo a través de mis ojos.

Reconozco que disfruto mucho compartir cada paseo por este mundo lleno de sorpresas.

« Recordando cómo me enamoré de Cadaqués
Carmel-by-the-sea, de misión católica a pueblo con encanto »