El papel que jugó la ciudad holandesa de Leiden en el día de acción de gracias. 22 noviembre, 2018 – Publicado en: América, Estados Unidos de América, Europa, Holanda – Etiquetas: , , , , ,

Hoy, en Estados Unidos, las familias se reúnen para convivir en una de las fechas más importantes del calendario. Recuerdan, entre otras, a los Pilgrim fathers (Padres peregrinos), que llegaron de Inglaterra y fueron de los primeros colonos que tuvo esa nación.

Hasta donde sé, se les enseña a los niños que estas personas salieron de su país buscando un mundo mejor y, después de su primera cosecha de maíz, agradecieron al Señor su generosidad compartiendo una comida con los indígenas quienes, por cierto, les habían enseñado cómo cultivar esas tierras.

Lo que quiero compartirles es que esta historia es incompleta. Les cuento: en los siglos XVI y XVII, Holanda acogió a numerosos protestantes flamencos, franceses e ingleses. Fue por esa fama de apertura y tolerancia que en 1607 llegaron un centenar de puritanos ingleses que habían abandonado su país bajo amenaza de persecución. Se trataba de granjeros que tuvieron que adaptarse a su nueva condición urbana y que se integraron en diversos oficios artesanales. Se instalaron en la ciudad de Leiden, en aquel momento una próspera sede de importantes industrias textiles.

Sin embargo llegó un momento en que consideraron que Leiden era demasiado liberal para sus valores religiosos y que algunos miembros de su congregación estaban alejándose del buen camino al ver el mal ejemplo y las formas de vida extravagantes y peligrosas de los holandeses, por lo que decidieron emigrar.

Las primeras familias de puritanos ingleses partieron en 1620 desde el puerto de Delfthaven en el barco Speedwell hacia Southampton después de haber pasado más de 10 años viviendo en los Países Bajos. Después se embarcaron en el famoso Mayflower para hacer el viaje trasatlántico que los llevaría al Nuevo Continente.

En la iglesia de San Pedro (Pieterskerk), en el centro de Leiden, hay una placa que recuerda su estancia en esta ciudad.

El día de acción de gracias se empezó a celebrar en los Estados Unidos (al principio de forma irregular) desde 1789 y no fue sino hasta que Abraham Lincoln lo convirtió en una fiesta nacional que tomó el carácter que tiene hoy en día, como una fecha para reflexionar sobre las gracias recibidas y convivir con la familia. Por cierto, el nombre de Padres peregrinos lo dio el orador Daniel Webster cuando se refirió a ellos durante la celebración del bicentenario de su viaje (1820).

En Leiden la memoria de los Padres peregrinos se mantiene por varios frentes. Por un lado está un pequeño museo dedicado a su memoria, que recrea las condiciones en que vivieron estas familias aquí y las vicisitudes de su estancia en la ciudad. Por otro, hay una placa en una de las fachadas de la iglesia de San Pedro donde se mencionan los nombres de aquellos que vivieron aquí y partieron rumbo a América. Incluso uno de sus líderes espirituales, el pastor John Robinson, está enterrado en esa iglesia. Él se quedó en Leiden al frente de la comunidad que, por una cosa u otra, no viajó con el resto del grupo en 1620.

Esto me lleva a comentarle que la ciudad de Leiden, junto con el Reino Unido, los Estados Unidos y la tribu Wampanoag, están organizando celebraciones para conmemorar los 400 años del viaje de los Padres peregrinos. Los temas centrales serán libertad y tolerancia, tan necesarias ahora como lo fueron hace cuatro siglos.

La pintura que aparece en esta entrada al blog es: El primer día de acción de gracias (1915), del pintor estadounidense Jean Louis Gerome Ferris (1863-1930).

Si quiere irse informando sobre las festividades para 2020, consulte Mayflower 400.

Esta es otra historia de las que llenan este mundo lleno de sorpresas.

« EL REGALO DE UN PADRE “MUERTO” (Cuento)
Joaquín Sorolla, el pintor español de la luz (II) »