Módena. Una ciudad bonita y sabrosa. 17 abril, 2018 – Publicado en: Europa, Italia – Etiquetas: , , , ,

En el norte de Italia, en la región de Emilia Romaña, está la cuna del vinagre balsámico tradicional de Módena, del vino Lambrusco y del jamón de Módena.

Pero no solo eso. Esta ciudad maneja con maestría la dualidad pasado y presente porque además de tener un centro histórico muy bien conservado es sede de empresas automovilísticas tan importantes como Ferrari, Maserati, De Tomaso y Pagani.

Un paseo por la ciudad… bonita

Siguiendo la “linea azul” que guía los pasos de los turistas por los puntos más importantes de la ciudad, llegamos al centro de la vida religiosa y civil desde hace siglos, la Plaza Grande que, junto con la catedral y su torre, son Patrimonio de la Humanidad desde 1997.

El Duomo, como se conoce a la catedral, es una visita obligada.

La torre Ghirlandina, de 86 metros de alto, es su campanario y símbolo de la ciudad.  Suba y admire la vista panorámica que le ofrece.

En la Plaza Grande encuentra el Palacio del Ayuntamiento. En su fachada me llamó la atención una estatua de una mujer, que los locales llaman “Bonissima”. Yo pensé que pudiera ser alguna Virgen, pero me aclararon que no era así. Se cree que representa a Matilda di Canossa, una de las damas más influyentes de la Edad Media, a tal grado que sus restos se encuentran ahora en la Basílica de San Pedro en el Vaticano (una de las pocas mujeres sepultadas ahí). No lo va a creer, pero en su interior para mí lo más interesante fue ver una cubeta de madera. ¿Por qué? Porque representa la victoria de Módena (7 mil gibelinos, a favor de la monarquía) sobre Bolonia (32 mil güelfos, a favor del control papal) durante la batalla de Zappolino en 1325. A pesar de la diferencia numérica, los primeros ganaron el encuentro y trajeron como prueba de su hazaña esta cubeta que servía para sacar agua del pozo ubicado en una de las puertas de acceso a Bolonia. A pesar de que la rivalidad entre ambas ciudades ya no existe, es la fecha que no se la regresan.

Un paseo por la ciudad… sabrosa

Para mí siempre es importante acudir a los mercados de las ciudades que visito. Es una forma de sentirla, de imaginármela en el día a día. En este caso llegué al Mercado Cubierto Albinelli, apenas a dos cuadras de la Plaza Grande. Frutas, verduras, aceites, pastas, panes, vinos, quesos, carnes frías… ¡Y sus cerezas! No se las pierda.

El vinagre balsámico tradicional de Módena es una delicia que adereza platos salados y dulces. Se obtiene del mosto cocido de uvas autóctonas envejecido por mínimo 12 años en barricas de madera de diversos tamaños que se mantienen en los áticos de las viviendas. Cada año se trasvasa un poco de las barricas más grandes a las más pequeñas. El resultado final es un líquido negro, espeso y con sabor intenso, hecho en casa, del que apenas unas gotas sirven para realzar distintos platos. ¡Delicioso!

Hablando de vinos, Módena es la cuna del Lambrusco. Esta uva se cultiva en sus alrededores desde hace siglos que producen un vino tinto espumoso, ligero y que combina muy bien con todos los platos.

Y su jamón curado. Para prepararlo se usa la parte posterior de la pierna, sin hueso, que se masajea a mano antes de envolverla en una vejiga de cerdo curada que se cierra para que no le entre el aire. Tiene que probarlo.

En sus marcas…

Uno de sus ciudadanos notables ha sido Enzo Ferrari, corredor de autos y fundador de una de las escuderías más famosas.  Lo que fue su casa es un museo donde se relata su vida.  A un lado, en un edificio amarillo que en la distancia parece el capó de un coche de Fórmula 1, se pueden ver ejemplos de los coches que han salido de su fábrica, tanto de carreras como turismos.

Esta pequeña ciudad es, sin duda, parte de este mundo lleno de sorpresas.

« Carmel-by-the-sea, de misión católica a pueblo con encanto
Holanda »