¡Eso queda en la Cochinchina! ,

Vietnam es sinónimo de entereza y de fuerza.  Sus habitantes están trabajando para recuperar los años perdidos por una guerra que los devastó, pero que lograron ganar.  Esas penurias han quedado atrás y sus miradas están fijas en el futuro.  Como dice un refrán suyo: “Puedes estar triste y ver la vida pasar, o puedes estar alegre y ver la vida pasar… pero la vida pasará de todas formas, así que mejor estar alegre.”

Sus elegantes atuendos típicos, sus inconfundibles sombreros cónicos, la amabilidad de su gente y su gastronomía son recuerdos que viven en la mente de quienes visitamos este país ubicado en el sureste asiático, lo mismo que la sensación de seguridad cuando se pasea por sus calles de día o de noche.  A ello hay que agregar su arquitectura tradicional, su religiosidad y su historia.  El espectáculo que ofrecen tantas motocicletas y bicicletas recorriendo las calles contrasta con la paz y el silencio de la naturaleza.

La visita a Ciudad Ho Chi Minh (antes Saigón) fue mi primer contacto con este país que me robó el corazón.  Espero volver para recorrerlo de norte a sur, visitar Hanoi, Hué, la Bahía de Halong y tantos otros lugares que se quedaron en mi lista de “pendientes”.

Les comparto mis impresiones sobre esa ciudad y les digo, sin dudarlo: ¡tienen que visitarla!

5,00 Impuestos incluidos (si corresponde)

También te recomendamos…