¡Me enamoré de Cadaqués! ,

En las semanas que mi esposo y yo estuvimos ahí descubrimos la calidez de su gente, lo interesante de su historia, la belleza de su entorno y de su arquitectura.

Su tranquilidad, su aislamiento, su luz, la claridad de sus aguas, el silencio de sus noches, lo estrellado de su cielo, lo sinuoso de sus calles y lo enraizado de sus tradiciones. Todo suma para que, si usted llega hasta aquí, corra el riesgo de quererse quedar.

Muchos antes que yo han comprobado que tiene “un difícil llegar y un peor salir”. Uno de ellos fue Salvador Dalí, quien quedó hilvanado a esta villa y cuyos rincones fueron fuente de inspiración para su obra.

Yo, simplemente puedo decirle que me enamoré de este rincón de la geografía española. Aquí les relato brevemente su historia y mis vivencias.

El reportaje “¡Me enamoré de Cadaqués!” me valió recibir en 2012 el premio Cadaqués a Carles Rahola 29ª edición, que otorga ese Ayuntamiento al mejor trabajo periodístico sobre la villa. A la fecha soy la única extranjera en haberlo obtenido.

5,00 Impuestos incluidos (si corresponde)

También te recomendamos…