Venecia, espectacular 2a parte 10 febrero, 2019 – Publicado en: Europa, Italia – Etiquetas: , ,

No hay duda que hay algunas visitas obligadas una vez que se llega a esta ciudad que parece flotar sobre las plácidas aguas de la enorme laguna que la ha protegido desde hace siglos.

Basílica de San Marcos

La imponente fachada con sus cinco portadas adornadas con mármoles, mosaicos y esculturas, sin embargo mi atención convergió en la central que está coronada con copias de los cuatro célebres caballos romanos y sobre ellos el león alado que representa a San Marcos.

En el atrio, decorado con mosaicos, tenemos la narración del Antiguo Testamento, desde la Creación hasta la escena en que Moisés está guiando al pueblo de Israel a la Tierra Prometida.  Tras esta introducción, estamos listos para entrar en la Iglesia, donde lo primero que vemos es al Pantocrátor en la semicúpula del ábside, bendiciendo a quienes entramos a este magnífico templo.

El altar mayor guarda los restos mortales de San Marcos, el tesoro más preciado de la Catedral – Basílica, que fue consagrada en 1094.

El campanario tiene su origen en una torre de observación que también servía de faro.  Se fue modificando hasta que en 1514 adquirió la forma y altura actual.  Con 94 metros es la construcción más alta de Venecia.

Les recomiendo visitar el museo.  Desde su terraza podrá apreciar el conjunto alrededor de la plaza; además podrá ver los caballos originales, que son de cobre dorado.

La plazuela de San Marcos

Queda entre la Basílica y la laguna, flanqueada por el Palacio Ducal y la Biblioteca Marciana, la más grande de Italia.  Era la puerta de entrada a la ciudad.  Vista desde tierra dominan las dos columnas de mármol que sostienen a un león alado, símbolo de San Marcos, y a una estatua de San Teodoro, los dos patronos que ha tenido la ciudad.

Palacio Ducal

La visita al corazón de Venecia no está completa sin conocer también la sede del poder terrenal de esta gran ciudad.  Ubicado a un costado de la Basílica, fue residencia de los Dux, sede de gobierno y de la corte de justicia, además de comunicar directamente con la prisión del Estado a través del conocido como “puente de los suspiros”, desde cuyas ventanas los condenados veían por última vez la laguna.

Esta es apenas una probadita…

… de lo que es Venecia, pero para quienes pasan por aquí y le dedican apenas un día, por lo menos que se lleven estas imágenes.

A todo esto ya uno muere de hambre.  La plaza y sus alrededores están llenos de cafés, trattorías y restaurantes, así que no tiene problemas para recuperar fuerzas con un tramezzino, que son medios sándwiches triangulares, o deliciosas pizzas, pastas, arroces y pescados, que bien puede acompañar de una deliciosa “birra” (cerveza) local o un vino de la región del Véneto.  Para los dulceros, esta ciudad es famosa por sus pasteles y helados.

Venecia es mucho más, así que en la próxima entrada del blog les hablaré sobre otros de sus tesoros espectaculares.

Capadocia »